El blog de Begoña Okiñena – Abogada

EL DIVORCIO CONTENCIOSO

por | Oct 22, 2023

El divorcio contencioso tiene lugar cuando los cónyuges no llegan a un acuerdo, en algunos aspectos, para disolver el matrimonio y se hace necesario atravesar un proceso judicial. En un divorcio contencioso con hijos y bienes en común, es el juez quién está a cargo de la resolución del conflicto.

Puede que el desacuerdo se encuentre en los términos del convenio regulador o simplemente en la misma solicitud del divorcio, esto quiere decir, que puede que uno quiera divorciarse y el otro no. No es necesario que ambos estén de acuerdo. Si uno desea divorciarse, no es necesario el consentimiento del otro. Tampoco es necesario tener unos motivos concretos para poder solicitar el divorcio, no hacen falta causas, basta que uno, cualquiera de los dos, quiera divorciarse para que se inicie todo el procedimiento.

Tiene un mayor costo económico, por el tiempo que se necesita para finalizar con todo el proceso, también porque es necesario que cada cónyuge contrate una abogada o abogado y también hace falta una procuradora o procurador. También porque a veces si no se ponen de acuerdo en la valoración y el reparto de los bienes hace falta un perito que determinará cómo debe hacerse el reparto bajo la premisa de que sea lo más equitativo posible para cada parte. 

Como toda esta parte del reparto de gananciales puede alargarse mucho, podrían los cónyuges primeramente divorciarse,presentando un convenio regulador que establezca las medidas con respecto al uso de la vivienda familiar, alimentos, la custodia de los hijos menores y régimen de visitas, y dejar la liquidación de la sociedad de gananciales para un proceso judicial posterior. 

Qué documentación nos hará falta: 

a.- Certificado literal de matrimonio.

b.- Libro de familia

c.- Certificado de empadronamiento

d.- Escrituras de los bienes inmuebles.

e.- Certificados bancarios de cuentas, préstamos etc.

Generalmente las parejas se ven incapaces de divorciarse de mutuo acuerdo y llegan a un proceso contencioso por dos temas que son los que generalmente más dificultades entraña a la hora de un divorcio:

1.- Custodia de los hijos y pensión de alimentos.

Surgen en este punto nuestras mayores preocupaciones. Nuestros hijos son lo más importante de la vida y queremos seguir disfrutando de ellos el mayor tiempo posible. El miedo a que el divorcio lo cambie todo con ellos tiene mucho peso en estos procesos por eso cada día más, la custodia compartida es la opción recomendada. 

A.- La custodia compartida implica que cada progenitor se encargará de su cuidado y mantenimiento en la proporción de tiempo que se determine, que podrá ser al 50% o no serlo.  Se pretende que los hijos, puedan mantener su vida, tal y como lo hacían antes de divorcio. 

En estos casos generalmente no existe la pensión alimenticia y cada parte se ocupa completamente de ellos, en los periodos que le corresponde, aunque si existiera una gran diferencia entre ambos progenitores, entonces sí que se debería establecer una.

La custodia compartida, condiciona también el lugar de residencia de ambos ex-cónyuges, ya que  deberán vivir en la misma localidad o en zonas muy cercanas, que permitan que desde cualquiera de los hogares, los hijos mantengan sin alteraciones ni distorsiones, su centro de escolarización.

 Si se establece la custodia a unos de los progenitores, se deberá establecer un régimen de visitas y una pensión alimenticia. En los casos en los que hubiera por ejemplo denuncias por violencia de género o algún otro tipo de problema, se establecen unos Puntos de Encuentro, donde se llevan los niños para que el progenitor no custodio pueda ver a los hijos.

B.- Con respecto a la pensión de alimentos, es generalmente el progenitor no custodio, quien abona esta pensión. 

Este es un tema también que debe quedar bien precisado en el Convenio Regulador. Dentro de esta pensión alimenticia se consideran aquéllos que son ordinarios como: gastos de vivienda (luz, agua, calefacción, teléfono….), gastos de alimentación, de ropa, médico-farmacéuticos, todos los gastos relacionados con la enseñanza y los gastos del ocio. 

Pero también hay otros gastos extraordinarios, que en principio no estarían contemplados en esa pensión de alimentos y que a su vez podríamos diferenciar aquéllos que son necesarios como una ortodoncia, un médico que quede fuera de la salud pública, como una ortodoncia o cualquier otra especialidad que quede fuera de la salud pública; y aquéllos que no son necesarios como las actividades extraescolares, como un deporte, academias para aprender idiomas.

Estos gastos extraordinarios obligatorios, deberán pagarse también al 50%. Con los gastos extraordinarios y no necesarios, deberán ambos progenitores ponerse de acuerdo  y si no consiguen un consenso y uno de ellos decide realizar este gasto, será él quien se haga cargo de su coste .

¿Cómo se calcula la pensión alimenticia?

Como hemos dicho anteriormente, dependerá del tipo de custodia, del número de hijos, de los gastos normales que tiene cada uno, del lugar de residencia. Siempre se primará la protección de los menores, valor que se antepondrá a cualquier otro factor o situación.  

2.-Liquidación de Gananciales 

Este procedimiento se lleva a cabo para disolver esa sociedad de gananciales que entre los cónyuges habían constituido con la adquisición de diferentes propiedades, cuentas y gastos durante el tiempo que fueron matrimonio. 

Tiene dos fases:

A.- En primer lugar se debe hacer un inventario con el activo y el pasivo que corresponde a la sociedad conyugal, Una vez realizado este inventario, si ambas partes están de acuerdo, se pasaría a la siguiente fase.

Cualquiera de los cónyuges puede presentar una propuesta de inventario y si la otra parte no está de acuerdo, presentará la suya Si ambas partes no se ponen de acuerdo, se debatió en un juicio 

B.- Es la liquidación que consiste en valorar y repartir lo que figura en el inventario.  

Esta fase comienza con una solicitud, que puede hacerla cualquiera de las partes y que irá acompañada de la correspondiente valoración y propuesta de reparto de los bienes del inventario. 

Si la otra parte no está conforme, presentará su propia valoración y propuesta de reparto. Si no se ponen de acuerdo, el juzgado nombrará peritos y un contador partidor que determinarán el valor de los bienes y cómo éstos deben ser repartidos.

No te pierdas el siguiente blog

Cualquier duda que tengas estaré encantada de ayudarte.

×