El blog de Begoña Okiñena – Abogada

Herencias Parte II

por | Ago 3, 2023

INVENTARIO DE LOS BIENES Y VALORACIÓN

Una vez que ya sabemos quiénes son los herederos bien porque exista testamento o bien por que se haya realizado una declaración de herederos abintestato debemos hacer un inventario de los bienes del fallecido y valorarlos:

ACTIVO

Bienes Inmuebles:

Para conocer qué bienes inmuebles tiene una persona hay que recopilar las escrituras de propiedad. Es aconsejable solicitar una nota simple informativa de cada finca al Registro de Propiedad correspondiente, para conocer los titulares del bien y el porcentaje de participación en el mismo y si la finca posee alguna carga.

Puede ser que las fincas no se encuentren registradas, en cuyo caso conviene acudir al catastro a obtener la información.

Recopilada la información sobre los bienes inmuebles hay que proceder a su valoración.

Dinero

Es necesario localizar toda la información relativa al dinero que tenía la persona fallecida, bien en metálico, cuentas y/o productos bancarios y valores. Para esto hay que solicitar en cada entidad bancaria donde el fallecido tuviese alguna cuenta y el certificado de posiciones.

Vehículos

Si la persona fallecida tuviese vehículos se incluirá dentro del inventario de bienes, y habrá que proceder a su valoración.

PASIVO

Habrá que recopilar toda la información relativa a deudas que el fallecido pudiese tener ya que los herederos no solo reciben derechos sino también las obligaciones adquiridas en vida del fallecido, así como la factura relativa a los gastos de entierro y funeral.

 

ACEPTACIÓN O RENUNCIA  DE HERENCIA 

Con toda esta información y documentación se debe acudir a un notario para proceder a la firma de la escritura de aceptación o renuncia de la herencia.

Posteriormente con la escritura de aceptación de Herencia hay que proceder a la liquidación del impuesto de Sucesiones. Este impuesto se debe liquidar en la Comunidad Autónoma donde la persona fallecida tuviera su residencia habitual en el momento del fallecimiento. 

Realizados estos trámites hay que acudir a los diferentes Registros de la Propiedad a proceder a la inscripción de la aceptación de herencia y a los Ayuntamientos para que sean actualizados los datos catastrales.

Igualmente habrá que acudir a las entidades bancarias, presentando toda la documentación necesaria para que los herederos puedan retirar el dinero de las diferentes cuentas y productos bancarios.

Si se heredó algún vehículo habrá que proceder al cambio de titularidad del mismo en la Dirección General de Tráfico.

¿Pero qué pasa si existen más deudas que bienes?

No siempre que se es llamado a la herencia se tiene que aceptar. Ya sea porque en la herencia hay más deudas que activo, ya sea porque queremos que otras personas sucedan al fallecido en nuestro lugar o por cualquier otra causa, se puede renunciar a la herencia.

Un dato que no debemos pasar inadvertido a la hora de heredar es que no solo se heredan los bienes del fallecido sino también sus deudas.

Por eso, o bien puedes renunciar o bien, si no estás seguro y crees que pueden haber deudas sobre ese patrimonio que todavía no se conocen, lo mejor es aceptar la herencia a beneficio de inventario, el heredero no queda obligado a pagar las deudas que sobrepasan el valor de la herencia.

La renuncia siempre debe ser ante notario y debe  declarar formalmente que rehúsa la herencia a su favor.

La renuncia de la herencia deberá hacerse ante Notario en instrumento público y sus efectos son los siguientes:

  1. El que válidamente repudia una herencia se entiende que no la ha poseído en ningún momento, luego no debe pagar ningún impuesto. 
  2. Da lugar al llamamiento a las siguientes personas interesadas en la herencia, en su caso, al heredero sustituto, el ejercicio del derecho de acrecer o a la apertura, de la sucesión legítima.

También debemos  ser conscientes que no podemos renunciar la herencia si con ello estamos perjudicando a nuestros propios acreedores. Si fuera el caso de que no queremos aceptar la herencia para no tener bienes a nuestro nombre que puedan ser embargados por nuestros acreedores, se entendería que renunciamos en perjuicio de estos acreedores.

IMPUESTOS

Una vez aceptada la herencia, debemos ir con la documentación que nos dan en la notaría y con los impresos que debemos cumplimentar que son el 660 y 651 a Hacienda. Si nos toca pagar, previamente, pasaremos por la entidad bancaria donde tengamos cuenta, abonaremos con la Carta de Pago correspondiente.

Es importante hacer toda esta tramitación en el plazo de 6 meses desde el fallecimiento del causante, ya que de lo contrario, Hacienda nos reclamará con recargos por presentar fuera de plazo.

Pasados 4 años y seis meses de la muerte, se considera prescrito el impuesto. 

DATOS DE INTERÉS, CURIOSIDADES ETC.

Diferencias entre herederos voluntarios y herederos forzosos: 

Los Herederos voluntarios: Son aquellos que heredan a una persona por su voluntad, es decir son nombrados expresamente en el testamento

Herederos forzosos o legitimarios: Son aquellos que heredan a una persona por ley, es decir aquellos que siempre tienen derecho a heredar.

¿Quién hereda si no había testamento y no existen herederos forzosos?

En este caso, hereda el Estado o, en su caso, una Comunidad Autónoma.

El testamento de Hermandad

1.- Los navarros y navarras, podemos otorgar el llamado “TESTAMENTO DE HERMANDAD”, testamento que sólo se puede otorgar siempre y cuando la persona que lo haga esté sujeta al derecho de Navarra por ser vecino de Navarra o porque mantiene la vecindad civil navarra.

El testamento de hermandad es el documento mediante el cual, dos o más personas pueden nombrarse herederos recíprocos entre sí para que herede él o los que sobrevivan, también permite ordenar la sucesión de los testadores  de manera conjunta y a favor de un tercero.

No te pierdas el siguiente blog

Cualquier duda que tengas estaré encantada de ayudarte.

×