El blog de Begoña Okiñena – Abogada

HERENCIAS

por | Jun 30, 2023

Cuando alguien al que amamos mucho, muere, al dolor que sentimos se unen muchos trámites que hay que ir hacer, y que no nos permiten tener la tranquilidad que precisa el duelo que debemos hacer.

No son tramitaciones difíciles pero lo cierto es que en esos momentos, no estamos para papeleos. 

En este blog, trataré estos temas, y espero de verdad que pueda ayudar a las personas que están pasando por esta situación, y tienen que realizar estas tramitaciones. 

PRÓRROGA

Lo primero que hay que tener en cuenta, es el plazo tan corto que tenemos para presentar en Hacienda el impuesto de sucesiones.

Debemos saber, que desde que se produce el hecho causante, es decir, el fallecimiento de una persona, tenemos seis meses para presentar la correspondiente liquidación en hacienda.   Si andamos un poco retrasados con los papeles o el asunto es complicado, lo mejor es solicitar una prórroga, y así hacienda nos concederá una ampliación de seis meses más. Es importante saber, que la solicitud de esta prórroga, hay que hacerla en el plazo de los primeros cinco meses del hecho causante y si transcurrido un mes desde la presentación de la solicitud en los plazos indicados no se notifica nada, se entiende concedida la prórroga.

INICIO DEL EXPEDIENTE. . ÚLTIMAS VOLUNTADES

El primer trámite que debemos realizar es el de la aceptación de la herencia, y para eso debemos saber si la persona fallecida, otorgó o no.  Para esto hay que solicitar el Certificado de Últimas Voluntades que es el documento que acredita si una persona, ha otorgado testamento y ante qué Notario. Para poder solicitar este documento, deberán haber pasado al menos 15 días hábiles del fallecimiento

A la vez, debemos solicitar el Certificado del Seguro de cobertura del fallecimiento, que nos da la información de si la persona fallecida tenía algún seguro de vida o de accidentes contratado.

La solicitud se presenta en la Gerencia territorial del Ministerio de Justicia y debemos acudir a una cita presencial o hacerlo online y siempre nos pedirán el Certificado literal de Defunción

En el Certificado de Últimas Voluntades, aparecerán todos los testamentos que la persona fallecida otorgó, la fecha en la que los hizo y el notaría ante el cual los firmó. Debo recordaros, siempre el último testamento será el válido y los anteriores, dejarán de tener valor jurídico alguno. 

Si en el Certificado de Últimas Voluntades consta que había un testamento y no lo encontramos podemos acudir a la notaría que siempre lo custodian y solicitar una copia. Atención, únicamente nos darán una copia del testamento, si nuestro nombre consta en él, es decir, si somos, o bien herederos instituidos, legatarios, albaceas, contadores partidores, administradores o estamos reconocidos con algún otro derecho o facultad. 

Si en el Certificado de Últimas Voluntades, comprobamos que la persona fallecida, no otorgó testamento alguno, lo que viene a denominarse sucesión intestada o abintestato, debemos entonces iniciar un trámite que no hace falta realizar cuando sí existe un testamento y es el de la DECLARACIÓN DE HEREDEROS.

Pero puede darse el caso también, que sí que hubiera habido un testamento, pero el instituido como heredero o bien ha renunciado a la herencia o bien, ha fallecido y no tenía sustituto ni heredero, y no hay posibilidad de acrecer, en estos casos, también haría falta una Declaración de Herederos.

Este procedimiento que se hace ante un notario, sirve para señalar las personas que van a adquirir la cualidad de heredero de un determinado causante.

No obstante, la competencia del notario, solo el notario solo se aplicará cuando el difunto haya fallecido dejando herederos forzosos. Para el resto de casos será necesario acudir a los tribunales.

Los herederos forzosos son aquellos que tienen derecho a participar en la herencia según las leyes.

En Navarra, a diferencia de otras comunidades estatales, existe plena libertad para disponer de los bienes, no así en otras provincias donde existe la legítima, que supone un porcentaje del total del patrimonio y que es diferente según la comunidad en la que estemos. 

En Navarra, tras la reforma de Fuero Nuevo, en el año 2019, el orden para heredar es le siguiente: 

1º.-  Los hijos, con derecho de representación en favor de sus respectivos descendientes.

2º.- El cónyuge no excluido del usufructo de viudedad conforme a la ley 254.

3º.- Los ascendientes de grado más próximo. Si fuesen de distintas líneas, la herencia se dividirá por mitad entre ambas, y dentro de cada línea, por partes iguales.

4º.-Los hermanos tanto de doble vínculo como sencillo, por partes iguales, y los descendientes de los premuertos, por representación

5º.-.Los colaterales no comprendidos en el número anterior hasta el cuarto grado, sin distinción de líneas, excluyendo los de grado más próximo a los de más remoto, sin representación y siempre por partes iguales.

6º.- En defecto de los anteriores, sucederá la Comunidad Foral de Navarra.

En las comunidades que se rigen por el Código Civil, el cónyuge viudo, se encontraría el linea posterior a los ascendientes y por tanto, en caso de no haber descendientes, los padres del fallecido, heredarán antes que el cónyuge viudo. 

¿Cómo se realiza la declaración de herederos?

Cualquiera de los interesados que se encuentre en esta linea de sucesión forzosa, deberá acudir a un notario e instar la declaración de herederos. 

Para proceder a la declaración de herederos los interesados deberán acudir a un notario competente, quien tramitará un acta de notoriedad.

Después se aporta una prueba documental, donde se han de incluir los hechos en los que se fundamenta la petición. Aquí se incluye el certificado original de defunción, el DNI del fallecido, el certificado de últimas voluntades y los certificados de nacimiento y de defunción de los herederos, entre otros documentos.El requirente deberá aseverar la certeza de los hechos positivos y negativos, en que se haya de fundar el acta y deberá ofrecer información testifical relativa a que la persona de cuya sucesión se trate ha fallecido sin disposición de última voluntad y de que las personas designadas son sus únicos herederos.

Desde que se produce la publicación, los interesados tienen un mes para ejercer su derecho de oposición.

Después, el notario procederá a la finalización del expediente, indicando los parientes del causante que son los herederos abintestato, así como los derechos que les correspondan por ley. Además, si alguna persona de las llamadas a heredar no ha podido ser localizada o no han podido acreditar su derecho, se hará constar en el acta para que puedan ejercer su derecho ante los tribunales.

No te pierdas el siguiente blog donde seguiremos con el tema herencias y hablaremos de INVENTARIO DE LOS BIENES Y VALORACIÓN y de los IMPUESTOS

Cualquier duda que tengas estaré encantada de ayudarte.

×